La comunicación es un fenómeno complejo

Generalmente en su definición, la comunicación de empresa se percibe como el hecho de “cambiar la voluntad de la gente a través de una transferencia de creencias y opiniones”. Lo complicado es que debe estar dirigida a un objetivo, no solamente a personas perfectamente idénticas, pero sobre todo de las que conozcamos con certeza sus percepciones, esperanzas, necesidades. En realidad, el destinatario por si solo es quien elige la comunicación.

 

 

Ahora bien, la mayoría de los administradores cometen el error de creer y pensar que su objetivo tiene las mismas representaciones, opiniones, esperanzas o intereses que ellos. En un 99 % de los casos, no es así y las consecuencias se representan en los mensajes que no afectarán nunca al destinatario. Allí reside el primer reto fundamental de la comunicación.