Internacionalización o mundialización

Al momento de la mundialización, la Internet se convirtió en un elemento formidable del comercio electrónico. Sin embargo, las cuestiones relativas a la compra de productos en el extranjero aun presentan dificultades, en particular, en casos con complicaciones. Los países desarrollados deben por su parte transcribir en sus legislaciones nacionales las directivas que afectan este ámbito, lo que resultará en un régimen uniforme aplicable entre cada país desarrollado.

 

 

En el marco de las compras fuera de los países desarrollados, conviene ser prudente, saber con quien se hace negocio y conocer bien las condiciones de la venta. En el caso de un problema grave, el único recurso podría ser el depósito de una denuncia y en el país del comprador y en el país del vendedor.

Es recomendable también tener conocimiento de las leyes del país en el cual se ubica el vendedor. Cuando se trata de una compra de un consumidor hacia una empresa, las leyes del consumidor ceden su lugar a las leyes del comercio internacional. Cuando se compra un producto en el extranjero, derechos de aduana e impuestos deben pagarse, como si el producto se comprara en suelo nacional.