El marketing humanitario o de caridad - Tipos de marketing

El marketing de caridad es una expresión que designa prácticas de financiación de las obras caritativas así como la mercantilización de las mismas. El marketing humanitario cubre pues el conjunto de las nuevas prácticas de financiación, gestión, comunicación de las organizaciones sin ánimo de lucro (ONG).

 

 

La imperativa recolección de fondos
La primera acción imperativa de las organizaciones humanitarias (o incluso de cualquier ONG, incluso aquéllas que son esencialmente militantes) es encontrar financiaciones, especialmente recogiendo subvenciones, las cuales provienen tanto de “grandes donantes” públicos y privados así como del público.

En este “mercado” humanitario, con las perspectivas de crecimiento prometedoras, respecto a productos gratificantes para los contribuyentes, estas organizaciones están en competencia entre ellas para encontrar estas contribuciones. Así pues, adoptaron estrategias de marketing derivadas de las empresas privadas con el fin de conquistar una parte del mercado de las subvenciones.

La comunicación de las ONG
Para eso deben crear un marketing mix que este adaptado. Los aspectos principales son encontrar tanto una amplia gama de productos adaptados al mercado así como un tipo de acciones humanitarias que supongan un interés para la línea de donantes, cuyos temas de interés pueden variar (dependiendo de la cobertura mediática que atraigan los acontecimientos) y utilizar técnicas de comunicación adaptadas a estos “objetivos de clientela”.

Eso a menudo se considera como una mercantilización de las ONG quienes se centran en su desarrollo, buscando más que todo técnicas de comunicación para atraer los fondos de los proveedores internacionales cuando las ONG humanitarias deben centrar su atención sobre los donantes privados.

En la actualidad, la caridad se ha convertido en un producto de consumo masivo !

Aumento de la oferta
En 1980, las ONG eran alrededor 4.000, contra 35.000 en el 2005. Este estallido de la oferta aporta a veces una ventaja de proximidad pero puede también plantear un problema de transparencia y control.

Por ejemplo, entre esta oferta fragmentada, se ocultan las ONG que sirven de fachada para el gobierno, organizaciones religiosas, órganos políticos, o incluso sectas y grupos de mafias.

En particular, esta multiplicación de los organismos obliga a los grandes donantes a hacer una selección entre las distintas ONG y así distribuir sus contribuciones entre ellas. Así pues, el banco mundial trabaja hoy en día con alrededor de 1000 ONG diferentes.